22 junio, 2021

China tiene su propio Sol, es artificial, creará energía limpia y casi inagotable

El sol artificial de China alcanzó una temperatura del plasma de 120 millones de grados centígrados durante un período de 101 segundos.


ESTADO DE MÉXICO, mayo 29 (VOTO EN BLANCO).- Para muchos la ciencia está estancada, pero la realidad es todo lo contrario. Incluso, en China, un equipo de científicos crearon un sol artificial, por medio de un reactor de fusión ubicado en Hefei que busca generar energía renovable y casi infinita, alcanzó una temperatura de 120 millones de grados centígrados durante un período de 101 segundos, lo que supone un nuevo récord mundial.

Este dispositivo aún no está en funcionamiento para brindar energía, pero los responsables del experimento creen que su nuevo logro es un paso más para abrir este nuevo tipo de generadores de energía.

¿En qué consistió la prueba del sol artificial?

Durante el experimento, el sol artificial también alcanzó una temperatura del plasma de 160 millones de grados centígrados durante un lapso de 20 segundos, esto gracias a una fusión nuclear controlada, proceso que replica el funcionamiento de las estrellas, incluido el Sol. Sin embargo, para lograr la fusión nuclear dentro del HL-2M Tokamak, como se denomina el reactor, la temperatura de los iones que forman parte de su plasma tiene que superar los 100 millones de grados centígrados.

El complejo fue inaugurado en diciembre de 2020.

El récord anterior se remonta a diciembre de 2020, cuando en Corea del Sur el plasma logró mantenerse a una temperatura de 100 millones de grados centígrados durante 20 segundos. En todo el mundo hay proyectos similares, pero China ha tomado ventaja.

¿Qué es la fusión?

La fusión se considera el ‘Santo Grial’ de la energía, que también alimenta nuestro sol, pues crea energía al fusionar núcleos de átomos. El proceso no emite gases de efecto invernadero y presenta menos riesgo de accidentes o robo de material atómico. Sin embargo, es una forma codiciada y evasiva de tecnología nuclear que los científicos han estado tratando de perfeccionar durante décadas, ya que lograr la fusión es extremadamente difícil y muy costoso.

El proceso de fusión es lo opuesto a la fisión: el proceso utilizado en las armas atómicas y las plantas de energía nuclear que divide el núcleo en fragmentos para liberar una enorme cantidad de energía. La fusión tampoco genera desechos radiactivos y es menos propensa a accidentes y robo de material nuclear potencialmente peligroso.