20 octubre, 2021

Detonar un asteroide si podría funcionar para prevenir el Armagedón, muestra un estudio

Retrasar el apocalipsis en el mayor tiempo posible es una preocupación lejana pero real.

Voto en Blanco (8 de octubre de 2021) || Rubén Martínez

La revista científica Science Direct publicó un nuevo estudio sugiere que la última línea de defensa contra un asteroide que pueda impactar a la Tierra es una estrategia eficaz, después de todo.

Esa línea de defensa es lo que se conoce como una “interrupción tardía de cuerpos pequeños”, y es justamente como se ha retratado en novelas y películas de ficción. Se trata de volar asteroides en pequeños pedazos cuando estén a muy poco tiempo y en dirección de colisión con la Tierra.

Estos últimos cálculos sugieren que dicha defensa es muy eficaz para proteger a la Tierra de los impactos de asteroides cuando falten menos de un año para el impacto.

El físico Patrick King de la Universidad Johns Hopkins en Maryland cita en el estudio que uno de los desafíos para evaluar la disrupción es que es necesario modelar todas las órbitas de los fragmentos, lo que generalmente es mucho más complicado que modelar una simple desviación.

Los modelos que crearon los investigadores se basaron en la observación del impacto de una bomba nuclear de 1 megatón golpeando un asteroide de 100 metros de ancho, aproximadamente una quinta parte del tamaño aproximado del asteroide Bennu.

Para el estudio, se analizaron cinco órbitas de asteroides diferentes, con detonaciones realizadas entre una semana y seis meses antes del impacto. Para escenarios en los que se pueda impactar un asteroide, dos meses antes de su llegada prevista. Con esto es posible reducir la lluvia de destrucción a solo el 0,1 por ciento de la masa original.

Si el asteroide es una pila de rocas más grande, existe la posibilidad de reducir su masa de impacto a solo un 1 por ciento si se logra golpearlo seis meses antes de su fecha de llegada.

Este estudio muestra grandes resultados y uno de los recursos más factibles y la única opción conocida por los científicos. Es una estrategia que se ha investigado más a fondo y ahora han probado.

Averiguar dónde terminarán la multitud de fragmentos una vez que un asteroide haya sido destruido no es una tarea sencilla, y el equipo de investigadores usó un software especializado llamada Spheral para averiguar cuáles serían la dirección de las piezas de roca por la gravedad y otras fuerzas.

Si hacen mal los cálculos para hacer estallar un objeto entrante, el impacto de un solo asteroide podría convertirse rápidamente en impactos múltiples en varios lugares diferentes de la Tierra; lo que involucra mayores riesgos de destrucción.

La NASA y otras agencias continúan invirtiendo en sistemas de defensa planetaria, particularmente cuando se trata de detectar asteroides potencialmente peligrosos lo antes posible. Las escalas de tiempo más largas son cruciales para maximizar las posibilidades de desviar un asteroide de su curso.

 

Te puede interesar: ¿Quiénes son los ganadores del Premio Nobel de Física 2021?