4 diciembre, 2021

Implante cerebral permite traducir los pensamientos en forma de texto con un 94% de precisión

Voto en Blanco (8 de noviembre de 2021) || Rubén Martínez

Un dispositivo implantado en un hombre paralizado del cuello hacia abajo, le permitió comunicar sus pensamientos a través de un implante cerebral que traduce sus ideas en texto.

Este implante es parte de una extensa investigación llamada “BrainGate” dónde se utiliza una interfaz cerebro-computadora que utiliza inteligencia artificial para interpretar señales de actividad neuronal generadas mientras se escribe a mano.

El experimento se llevó a cabo en un sujeto de 65 años, con el nombre de T5 en el estudio. Al momento de la investigación el hombre se encontraba paralizado de todas sus extremidades desde el 2007.

Al comienzo de la investigación, se reportó que el hombre se concentraba en pensamientos “como si estuviera escribiendo”, pensando en la forma de las letras, movimientos imaginarios de mano y escritura en papel.

Se implantaron electrodos en su corteza motora, dónde se registraban señales de su actividad cerebral, que después eran interpretadas por algoritmos que se ejecutaban en una computadora. De esta forma se decodificaron las trayectorias imaginarias de una pluma, los trazos mentales de las 26 letras del alfabeto y algunos signos de puntuación básicos.

El implante utiliza un sistema de actividad neuronal que con ayuda de los registros de los electrodos, se pueden interpretar modelos de lenguaje que más tarde se decodifican en texto con un 94% de precisión.

El autor del estudio, Frank Willett un investigador neuronal de la Universidad de Stanford, desarrolló parte del sistema “BrainGate” transcribiendo la actividad neuronal en texto durante varios años, encontrándose con diferentes interfaces e interpretaciones cerebrales para identificar caracteres sencillos y hasta métodos de escritura, como hacer clic en una computadora o mover y apuntar un cursor controlado por la mente.

Al principio de la investigación no se tenían claras las representaciones neuronales de la escritura a mano, esta habilidad sólo podía retenerla el cerebro y no podía traducirse a la interfaz de una computadora.

Con entrenamiento en mejorar una habilidad motora más rápida y diestra, sería posible para el sujeto de prueba poder comunicarse con una interfaz cerebro-computadora. Ayudando a la investigación de un sistema virtual para las personas que han perdido el movimiento de sus manos

Durante las pruebas, el hombre pudo lograr velocidades de escritura de 90 caracteres por minuto, alrededor de 18 palabras por minuto, con un resultado de 94 por ciento de precisión.

Ese resultado es significativo por su la rapidez del experimento y de todos los interpretadores de señales virtuales, esta velocidad está a la par del tiempo de escritura promedio de cualquier usuario de teléfono celular, escribiendo desde 115 caracteres o 23 palabras por minuto.

Los investigadores han comprendido que las letras del alfabeto son muy diferentes para que la inteligencia artificial pueda codificarlas a la velocidad del sujeto de prueba o de un dibujo imaginario, pero este sistema es muy rápido en comparación a sistemas anteriores con la misma función.

Este es el primer dispositivo de su tipo a pesar del potencial del proyecto. Por el momento los investigadores se han enfocado en mejorar las pruebas y el concepto con su voluntario y obtener resultados funcionales, por lo que aún no se considera clínicamente viable o para su venta.

El dispositivo sigue en etapa de investigación con la finalidad de capacitar a más personas para el uso de la interfaz y poder ampliar la codificación de más símbolos.

 

Te puede interesar: Las mejores extensiones de Gmail que deberías usar