20 octubre, 2021

La UEFA y la viabilidad de celebrar el mundial cada dos años

Voto en Blanco (22 de septiembre de 2021) || Redacción

En mayo del 2021, el Congreso de la FIFA encargó un estudio sobre la viabilidad de un Mundial masculino y femenino cada dos años. La UEFA entró en escena y asegura que la palabra “viabilidad” debe abarcar “todos los efectos y consecuencias”.

La UEFA emitió este miércoles un comunicado respondiendo a la propuesta de la FIFA, en el cual expresa la viabilidad por el plan de realizar un mundial cada dos años, además de resaltar los daños reales que esta decisión traería de seguir a delante.

En el comunicado se expresan las consecuencias como el calendario para las fases finales de las competiciones; el impacto en las competiciones de clubes; el impacto en la salud mental de los jugadores; en los aficionados; el balance de oportunidades que tendrían las 211 federaciones; el impacto en los torneos juveniles.

También advierte el impacto en el desarrollo “en otras partes vitales del fútbol, como las competiciones femeninas que se encuentran en una fase de rápida expansión que requiere una mayor visibilidad y espacios de exclusividad”, se lee en el comunicado.

“La UEFA está decepcionada con la metodología adoptada, que hasta ahora ha llevado a que los proyectos de reforma radical se comuniquen y promuevan abiertamente antes de que se les haya dado, junto con otras partes interesadas, la oportunidad de participar en cualquier reunión de consulta” anuncio a través de un comunicado.

“Estas son solo algunas de las serias preocupaciones que la propuesta de la FIFA provocó a primera vista y no pueden disiparse simplemente con eslóganes promocionales sin fundamento sobre los supuestos beneficios de un calendario más abultado”, agregó el comunicado.

Por último, el organismo de fútbol europeo mencionó que “el futuro del calendario internacional debe ser objeto de una auténtica consulta e intercambio entre la FIFA, las confederaciones y las principales partes interesadas en las competiciones, comenzando con una discusión abierta sobre los problemas percibidos y considerando una serie de soluciones que se identificarán en el curso del debate, teniendo en cuenta el interés del juego y el punto de vista legítimo de las diferentes partes”.