4 diciembre, 2021

El Misterio de Soho: Deleite visual y terrorífico

Por Hugo A. Sánchez Martínez

Edgar Wright es uno de los directores contemporáneos más importantes que nos ha dejado el Séptimo Arte. Y no es necesario recordar que películas como “Baby Driver” o “Scott Pilgrim” son cintas que se han quedado en la psique colectiva por su trama, edición, actuaciones, pero sobre todo por su narrativa envolvente y dinámica.

Dicho lo anterior, el británico regresa a los cines con “Last Night in Soho”, una película que aborda desde el terror psicodélico y el suspenso la vida y el miedo de las mujeres en una sociedad machista.

Si bien, el espectador puede tener la interpretación que más le llegue, en lo personal, El Misterio de Soho reitera a lo largo de su discurso, las implicaciones de la vida nocturna en una ciudad tan caótica como Londres pero sobre todo el poder de la mente en las personas.

Sin meternos mucho en los detalles, ya que tiene plots bastante interesantes, la película nos cuenta la historia de Eloise, interpretada por Thomasin McKenzie, una chica del campo que sueña con volverse diseñadora de modas en la gran capital de Londres. De forma muy vaga, se nos explica la conexión de la joven con la época sesentera, pero sobre todo su cercanía con algo sobrenatural.

Entre sueños y visiones, conoce a Sandie, una joven mujer de la época de los sesentas interpretada por Anya Taylor-Joy quien, en su sueño de ser cantante, se va introduciendo poco a poco en un mundo lleno de caos, machismo y terror.

Es complicado detallar más sin entrar en el spoiler, sin embargo, puedo asegurarles que estamos ante una de las películas más importantes en términos técnicos y narrativos de este año.

No es de gratis que el director nos presente una ambientación neón y planos que juegan en la temporalidad de ambas protagonistas, ya que es gracias a estos logros técnicos que el espectador puede sentir y vivir el trauma de la mujer ante el acoso de los hombres en ciudades como Londres

De igual forma, el clímax de la cinta nos deja entrever la línea delgada entre la venganza y la justicia, algo que para algunos parecerá que “rompe” dicho discurso feminista, sin embargo se retoma en un ligero diálogo que nos hacen pensar en la realidad de una sociedad machista y patriarcal.


El Misterio de Soho aún sigue en cines de México, por lo que la recomendación es que la vean en la pantalla grande para así apreciar la propuesta visual de Edgar Wright, pero también puedan generar una conversación sólida de su historia y su narrativa.