26 junio, 2022

#Opinión || ¿Por qué el romance está cancelado?

Voto en Blanco (11 de febrero de 2022) || Rosa Lealde

Tenemos una fecha muy melosa a la vuelta de la esquina, el amado y/u odiado 14 de febrero, y como cada año colectivos feministas estarán poniendo recordatorios de “evita romantizar el amor” o “el amor romántico es un mito”, pero ¿te queda bien claro a lo que se refieren? ¿Por qué esto importa a hombres y mujeres por igual? ¿Qué hago para dejar de romantizar el amor y mi relación? te invito a seguir leyendo y descubrir las respuestas.

¿Qué es el amor romántico?

El amor es algo súper difícil de definir y varía para cada persona, pero hay algo de lo que sí estamos seguros y es de lo que NO es. El problema con el amor romántico es que nos lo han vendido como si fuera la única expresión válida y real de este sentimiento. Es un concepto que idealiza al amor y que es reforzado por los medios de comunicación, canciones, películas, libros, etc. 

Según explica la psicóloga experta en feminismo Rosa Collado para El País, el amor romántico se centra en idealizar el pensamiento: “significa que yo voya a crecer emocional y personalmente a través de otro, es decir, que se presupone que a mí me faltan cosas que otro tiene que completar; se educa a las mujeres a entregar todo lo emocional, cuidados, comprensión, apoyo, y a ellos para aportar lo material: dinero, trabajo, ideas, movimiento”.

¿Cómo sé que vivo en la mentira del amor romántico?

Es un tanto difícil darse cuenta de que estás viviendo un amor tóxico e idealizado, especialmente cuando nadie te había dicho que lo que nos enseñan como normal en realidad no lo es, pero a continuación te dejo un par de características del amor romántico que te ayudarán a darte cuenta, puedes aplicar la de “tienes 10 puntos, pierdes uno si…”:

  • Te entregas totalmente a tu pareja y la ves como lo único y fundamental para existir.
  • Tu relación se encuentra en los extremos de la felicidad o el sufrimiento.
  • Perdonas y justificas todo con la excusa de “el amor todo lo puede”.
  • Quieres estar todo el tiempo con la otra persona.
  • Piensas que jamás volverás a amar con esa intensidad a alguien más.
  • La idea de que la persona amada te deje te genera ansiedad o desesperación. 
  • Te pone mal cualquier señal de altibajos en el interés o el amor de la otra persona hacia ti.
  • No le encuentras ningún defecto, o los justificas.
  • Sientes que cualquier sacrificio es positivo si se hace por amor.
  • Modificas lo que te agrada o deseas hacer con tal de darle gusto o pasar más rato con tu pareja.

Si te quedaste con 5 o menos puntos ¡tienes una relación basada en el amor romántico! y es hora de cambiarla.

¿Qué cosas paso por alto si vivo en el amor romántico?

Algunas de las mayores consecuencias de vivir en la mentira del amor romántico son: renunciar a las metas y aspiraciones propias por adecuarse a las de la pareja, aprender a normalizar y positivizar los comportamientos negativos y malos tratos, en realidad no te muestras ni aceptas al otro como es en realidad, ya que la idealización te impide verlo cómo es, y la dependencia y miedo a su rechazo no dejan que tú actúes con libertad al estar con él/ella. 

A lo anterior le agregamos la dependencia emocional, la potenciación a la desigualdad y la no responsabilidad afectiva, se perpetua la creencia de que el amor hetero es el único válido, la comunicación pasa a segundo término, alejas a tu círculo de confianza, etc.

¿Cómo salgo de aquí?

Ahora que sabes lo que tienes, lo que te pierdes y te das cuenta de que no lo vale, es tiempo de dar el siguiente paso y salir corriendo, sin mirar atrás, para ello es importante que tengas muy en claro que la idea de “tú mi complemento, mi media naranja” es súper falsa y la única persona que te complementa eres tú, entendiendo este paso ya estamos a nada de estar en la calle listisimos para salir huyendo.

Por otra parte, también es necesario comprender que las ideas “el amor es eterno, eres mío, el amor duele, todo por amor”, son igual de falsas que la pasada, el continuar perpetuando esas ideas podría a la larga ponerte en una situación de violencia.

 

Más artículos en nuestra revista #46