2 diciembre, 2021

Si haces esto con tu perrito lo estás lastimando

  • A veces el amor es dañino y humanizarlos solo los lastima.

Voto en Blanco (29 de julio de 2021) || Rosa Lealde

Los que somos dueños de un perrito, en definitiva siempre buscamos lo mejor para este, ya que es nuestro mejor amigo e incluso un miembro más de la familia, pero ¿Cuánto de este cariño es dañino para nuestra mascota?

Según el académico de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Moisés Heiblum, acciones como festejarle el cumpleaños, llevarlo a todos lados y ponerle ropa son de las acciones comunes que le hacen un daño psicológico terrible a nuestro can, debido a que no son acciones de su especie, sino de la nuestra.

Heiblum señala que tratar a un perro (o cualquier otro animal) como una persona es limitar el bienestar de la mascota, esto debido a que hacemos que se olviden de sus propias formas de comunicación, organización social y reglas de convivencia entre los de su especie.

Debido a que en los últimos años las mascotas han venido a “sustituir” a los niños, muchas veces queremos integrarlos a prácticas que son propias de los humanos y que los perros no entienden, como cumpleaños o bodas, prácticas que les causan incomodidad y que además actividades.

“Muchos dueños los integran a rituales o costumbres como celebrar su cumpleaños o hacerlos participes de bodas y eventos que no necesitan ni comprenden. No tiene caso sentarlos a la mesa con un pastel o ponerles un vestido, porque son situaciones incómodas e incomprensibles para ellos”, destacó el experto.

Al realizar este tipo de acciones depositamos expectativas que las mascotas no pueden cumplir, con lo cual, a la larga, los terminan lastimando y lastimandonos psicológicamente.

Asimismo, el experto de la UNAM destaca que llevarlos a todos lados tampoco es sano para el animal, ya que creamos un apego excesivo en ellos, cuyas consecuencias notamos cuando los dejamos solos en casa y por causa de la ansiedad que les da separarse de su dueño terminan con ataques de pánico y comportamientos destructivos.

Heiblum precisó que como dueños lo mejor que podemos hacer para asegurarle una vida digna y plena a nuestro peludo sólo se deben hacer las siguientes acciones: alimentarlos, tenerles en un buen lugar de resguardo, mantenerlos libres de dolor o enfermedades, permitirles expresar su comportamiento de manera normal y realizar actividades propias de su especie.

 

Te puede interesar: Rana Zombie es descubierta en el Amazonas