19 octubre, 2021

Alemania lleva ante la justicia a los últimos criminales nazis

Voto en Blanco (8 de octubre de 2021) || Yesenia Acevedo

La mayoría de los acusados tienen más de 90 años y pese a que no formaron parte del alto mando, eran empleados administrativos, secretarias o guardias de seguridad que trabajaban en los campos de exterminio del Tercer Reich.

El organismo que está a cargo de indagar sobre estos estos temas es la Oficina Central de Investigación de Delitos del Nacional Socialismo, quien según varias opiniones ha hecho un trabajo formidable al encontrar a las personas responsables de semejantes atrocidades.

“Claramente, muchos jueces y fiscales estaban renuentes en las décadas de 1950, 1960 y 1970 de procesar con fuerza los crímenes nazi, en parte, porque muchos de ellos habían estado trabajando en el Poder Judicial durante el Tercer Reich pero también porque no querían lavar ante el mundo los paños sucios de su país”, dijo Devin Pendas, profesor del Boston College especializado en la historia de los juicios contra los nazis tras la II Guerra Mundial.

Recientemente, se inició en Alemania el juicio contra Josef S., un hombre de 100 años de edad acusado de ayudar en el asesinato de 3.518 personas que fallecieron mientras él trabajaba como guardia de la SS en el campo de concentración de Sachsenhausen, ubicado a unos 35 kilómetros de Berlín.

Mientras que el próximo 18 de octubre se prevé que comiencen las audiencias del proceso contra Irmgard Furchner, una mujer de 96 años que trabajó como secretaria en el campo de concentración de Stutthof, ubicado en Polonia  y está acusada de ser cómplice en 10.000 casos de asesinato e intento de asesinato por su trabajo en apoyo a las barbaries que se cometieron en ese lugar. Lo interesante del caso es que será juzgada en una corte juvenil, ya que cuando ocurrieron los hechos tenía 21 años.

“Durante la década de 1950, en Alemania occidental no había mucho deseo de perseguir los crímenes nazis, lo que resultó en un verdadero escándalo en el resto del mundo. Alemania oriental, en particular, impulsó una campaña de propaganda que destacaba cómo había antiguos líderes nazis en posiciones destacadas tanto en el sector privado como en el sector público. Eso fue verdaderamente embarazoso para el gobierno de la RFA”, expresó  Pendas.

 

Te puede interesar: Investigadores descubrieron la verdadera identidad del Zodiac Killer