18 octubre, 2021

#Opinión || Tauromaquia, ni arte ni deporte

Voto en Blanco (12 de octubre de 2021) || Fatima Olvera

“Agarra el toro por los cuernos”, “Aguas, te están poniendo los cuernos”, entre muchas frases, que hemos escuchado  y que relacionamos con este animal, un toro utilizado para diferentes actividades del ser humano. La palabra tauromaquia proviene de dos palabras griegas, taurós, que significa toro y maxé, combate. 

Quiero empezar explicando una definición que encontré de Oxford: “Arte y técnica de torear o lidiar toros. Están las dos caras de la moneda, por un lado, los que dicen que es una práctica de arte e interés público, también está el lado económico, ya que de acuerdo Toros el impacto en la economía española de ABC, la tauromaquía genera 3 mil 560 millones de euros por temporada de eventos. 

Leyendo las noticias y los portales de internet acerca de este tema, llegué a la conclusión de que se normaliza el maltrato animal, para mí lo es, políticamente inhumano “domar” al toro, estoy de acuerdo en respetar y permanecer dentro de las prácticas socioculturales.

Aunque evolucionó la práctica, el problema de dañar a un toro siguió, el objetivo de las federaciones debería ser la protección de los animales, desafortunadamente el dinero lo hace posible llevar a cabo esta triste práctica. 

Una disciplina deportiva se conforma por el desarrollo físico y mental del deportista, ya que existen diferentes habilidades en las que el cuerpo se involucra, son pocas las disciplinas en donde se involucra un animal, de hecho en 2021 y después de los Olímpicos en Tokio, el ecuestre ha sido penado, por el caso la federación olímpica discutirá el tema para eliminar la competencia definitivamente. 

Estos hechos sirven para evidenciar que el ser humano no está completamente capacitado para convivir en una disciplina deportiva con los animales. 

Somos la generación que más se preocupa por el daño que el ser humano causa al planeta, principalmente a los animales, quienes son seres vivos no racionales. No podemos seguir permitiendo que las prácticas humanas, sin consciencia, se sigan llevando a cabo. Habrá muchos quienes estén en desacuerdo, pero usar a un animal para un espectáculo donde se lucra con su dolor y lo único importante es el dinero. ¡No es ético agarrar “al toro por los cuernos y cortarle una oreja”. 

La cultura se respeta, las prácticas también, pero seamos conscientes del daño que le estamos haciendo a los animales para el espectáculo

¿Tú de qué lado estás?

Más artículos en nuestra edición no. 42