19 octubre, 2021

Uber enfrenta un juicio de opinión pública en Inglaterra

Foto: Reuters

Foto: Reuters

Según las autoridades londinenses, esta aplicación permitió más de 14 mil viajes con conductores no autorizados

London.- La variedad de opiniones de los taxistas de Londres son demasiado predecibles. Pero también lo son las de los demás cuando se trata de quién puede conducir un taxi en la ciudad. La noticia de que a Uber, un servicio de solicitud de transporte a través de una aplicación, se le despojó de su licencia de Londres el lunes recibió las respuestas conocidas.

El regulador de transporte de Londres, Transport for London, recalcó las dudas que tiene desde hace mucho tiempo de que el grupo estadounidense se tomaría en serio las reglas de seguridad, tras 14 mil recorridos realizados por conductores no autorizados. Dijo que todavía “no tiene confianza en que problemas similares no van a volver a ocurrir”.

Es así, como los sindicatos compartieron sus preocupaciones sobre cuestiones de seguridad, pero dejaron escapar otras sobre competencia. “Se trata de la seguridad pública”, dijo la Asociación de Conductores de Taxis con Licencia, antes de admitir se trataba de que los conductores de Uber “hacen lo que quieren e inundan Londres con vehículos”. Más adelante, otros sindicatos lograron simultáneamente deleitarse y denunciar el desempleo de los conductores de Uber. “Tal vez es momento para que busquen trabajo en otro lado”, dijo con una sonrisita el GMB. Pero el IWGB exigió un “plan de mitigación… para proteger a los conductores”.

Cabe mencionar que Sadiq Khan, alcalde de centroizquierda de Londres, estuvo de acuerdo con el regulador y se solidarizó con los pasajeros: “Esta decisión tal vez sea impopular entre los usuarios de Uber, pero las regulaciones están ahí para mantener a los londinenses seguros”. También los grupos de expertos de la derecha criticaron al regulador y se solidarizaron con los pasajeros. “La prohibición efectiva de TfL a Uber en Londres representa un día oscuro para la competencia”, mencionó el Instituto de Asuntos Económicos.

“A la app la van a echar mucho de menos los grupos más vulnerables, que pueden sentirse más expuestos al esperar en una banqueta oscura para un traslado a media noche”.

Lo que se sostuvo de manera oscura de una manera más alarmante es el verdadero problema aquí, los sistemas defectuosos de Uber significaron que tanto la compañía como sus clientes no tenían idea acerca de quiénes eran realmente sus conductores, e incluso si tenían licencia o estaban asegurados.

Según la TfL, los sistemas de Uber permitieron a conductores no autorizados a subir sus fotos a cuentas autorizadas, y permitieron a conductores despedidos o suspendidos crear nuevas cuentas.

Por Itha López