2 agosto, 2021

Con el objetivo de mejorar, Uber da fin a vehículos autónomos

Uber abandonó sus esfuerzos para desarrollar su propio vehículo de autoconducción


ESTADO DE MÉXICO, 11 de diciembre (VOTO EN BLANCO).- Pese al posicionamiento del servicio que ofrece esta empresa, Uber abandona sus esfuerzos para desarrollar su propio vehículo de autoconducción, en su lugar cambiará sus operaciones por una participación minoritaria en Aurora, una startup de vehículos sin conductor respaldada por Amazon y Sequoia, con valoración significativamente rebajada.  Dicho acuerdo pone fin a uno de los intentos más ambiciosos de desarrollar un vehículo totalmente autónomo en el que Uber se adelantó a sus rivales para buscar tener una flota de taxis de autoconducción en las calles.  Estos esfuerzos quedaron empañados por la tragedia de 2018, cuando una mujer murió en un accidente en el que participó uno de los coches en Arizona, a partir de ese momento, inversionistas de Uber presionaron a la compañía para que se enfocara en lograr que su operación principal de reservación de vehículos fuera rentable.

Asimismo transferirá su unidad de autoconducción de mil 200 empleados a la startup Aurora, que actualmente tiene 600 empleados e invertirá 400 millones de dólares (mdd). Aurora recibió una valoración de 2 mil 500 mdd después de una inversión de 530 mdd en 2019 encabezada por Sequoia; mencionó que el acuerdo de Uber va a cuadruplicar su valoración para alcanzar 10 mil mdd.

Uber suspende su programa de vehículos autónomos luego de un accidente  mortal | El Comercio

Con valor de apenas 4 mil mdd de la nueva valoración de 10 mil mdd del grupo de vehículos de autoconducción, eso representa una importante rebaja en el precio de la unidad que recibió en abril de 2019.  Uber tendrá una participación de 26 por ciento en la startup, y Dara Khosrowshahi, su director ejecutivo, ocupará un asiento en el Consejo de Administración de Aurora. Eric Meyhofer, el jefe de la unidad de autoconducción, no se unirá a Aurora y saldrá de Uber.

Aurora es conocida por su fuerte respaldo financiero. Pero su estrategia de estrecha colaboración con los principales grupos automotrices se tambaleó, ya que sus primeros socios, Volkswagen, Hyundai y Fiat Chrysler, cambiaron para respaldar la tecnología de rivales de la startup.

El acuerdo con Uber significa que Aurora podría eventualmente suministrar su tecnología sin conductor a la flota de la compañía de solicitud de transporte más grande del mundo. La participación de Toyota en el proyecto de autoconducción de Uber también podría brindarle a Aurora acceso a un importante grupo automotriz como socio.

En 2018, la compañía acordó dar 245 mdd en acciones a Waymo, la división de autoconducción de Google, con el fin de resolver fuera de tribunales una disputa sobre secretos comerciales.  Durante el caso, Travis Kalanick subió al estrado para defenderse de las acusaciones de que había conspirado con el exempleado de Google, Anthony Levandowski, para llevar documentos confidenciales relacionados con el programa de autoconducción de Google a Uber.  Uber recientemente se movió para vender o cerrar negocios no esenciales y puede avanzar para vender Elevate, su proyecto de coche volador.