20 enero, 2022

Histórico, localizan nueva reliquia en la Pirámide de Keops

Los objetos encontrados por Dixon, apodados “las reliquias de Dixon”, pudieron haber sido dejados allí por los constructores


ESTADO DE MÉXICO, 16 de diciembre (VOTO EN BLANCO).- Pirámide de Keops, es una de las maravillas más icónicas de Egipto, sin embargo sigue generando sorpresas, ahora fue encontrada, luego de 70 años desaparecidos y dentro de una caja de cigarros en la Universidad de Aberdeen, en Escocia, una reliquia de 5 mil años de antigüedad. Este objeto es uno de los tres fragmentos de madera de cedro encontrados en 1872 por el arqueólogo británico Waynman Dixon dentro del monumento.

Los otros dos, una bola y un gancho de bronce presumiblemente utilizado para la construcción, se conservan en el Museo Británico, pero se había perdido el rastro de este fragmento de madera.

Aunque una pista emergió en 2001 según la cual el tercer objeto podía haber sido entregado a la Universidad de Aberdeen, pero no había podido localizar hasta ahora. A finales del año pasado, Abeer Eladany, una asistente de nacionalidad egipcia que revisaba una colección asiática, se topó con una caja de puros que llevaba la antigua bandera de su país antes de darse cuenta de que el trozo de madera que contenía era el artefacto perdido, ahora en varios pedazos.

En el momento de sus descubrimientos en el siglo XIX, Dixon estaba acompañado por el doctor británico James Grant, que había viajado a Egipto para luchar contra el cólera y con quien había trabado amistad. Cuando Grant murió en 1895, su colección fue legada a la Universidad de Aberdeen, donde había estudiado. En 1946, su hija donó también este fragmento de cedro a la universidad, pero este no fue catalogado y no se pudo encontrar a pesar de una intensa búsqueda.

Análisis recientes permitieron datar el fragmento de madera entre el año 3341 a.C. y el 3094 a.C., aproximadamente 500 años antes de la construcción de la pirámide en la meseta egipcia de Giza. Esto sugiere que los objetos encontrados por Dixon, apodados “las reliquias de Dixon”, pudieron haber sido dejados allí por los constructores. En opinión de Neil Curtis, responsable de museos y colecciones especiales de la Universidad de Aberdeen, los resultados de esta datación por carbono representan una “revelación” que “ciertamente reavivará el interés por las reliquias de Dixon y cómo pueden arrojar luz sobre la Gran Pirámide”.