17 abril, 2021

Ambientalistas luchan por rescatar el río Nazarareno en Oaxaca

Ante el peligro de que el agua comience a escasear, autoridades municipales de Xoxocotlán acudieron al Colectivo de Organizaciones Ambientales (COAO) para poner en marcha un plan de rescate del río Nazareno, que permita evitar el estiaje y revivir el afluente afectado por el avance de la basura y las aguas negras.


OAXACA, Oax., abril 8 (VOTO EN BLANCO).- Ante el peligro de que el agua comience a escasear, autoridades municipales de Xoxocotlán acudieron al Colectivo de Organizaciones Ambientales (COAO) para poner en marcha un plan de rescate del río Nazareno, que permita evitar el estiaje y revivir el afluente afectado por el avance de la basura y las aguas negras.

Gerardo Aldeco Pinelo, presidente del COAO, explica en entrevista que el proyecto de rescate surgió hace cuatro años, cuando los pobladores de ese municipio se acercaron a la asociación para plantear la problemática; no obstante, es hasta ahora, que son autoridades municipales, que pudieron echar a andar el plan.

Para el rescate del afluente se han realizado visitas a la zona donde se plantean las tareas, que abarca una extensión de cinco kilómetros. “Si no se rescata el afluente, con el paso de los años los pobladores de la zona van a enfrentar un problema de estiaje fuerte”, asegura el ambientalista.

El método para rescatar los ríos, destaca, puede ser implementado para cualquier afluente que se encuentre en territorio oaxaqueño; sin embargo, pese a que el proyecto fue planteado a los secretarios de Medio Ambiente anteriores, Samuel Gurrión y José Luis Calvo Ziga, éste fue rechazado.

“Lo que hicimos fue acercarnos con las autoridades municipales de Xoxocotlán para mostrarles el proyecto y plantear la problemática de invasión de particulares que hay en la zona, así como drenajes a cielo abierto, donde se descargan aguas negras de rastros y granjas”, detalla el presidente del COAO.

Como guía, el colectivo cuenta con un decálogo que describe las acciones que son útiles para poder rescatar el afluente, mismo que se planteó a las autoridades de Nazareno, Arrazola y San Javier, agencias de Santa Cruz Xoxocotlán que albergan a más de 3 mil 500 habitantes, quienes enfrentan el temor de quedarse sin agua.

Los recorridos se han realizado en coordinación con la Secretaría del Medio Ambiente, Energía y Desarrollo Sustentable de Oaxaca (Semaedeso), cuyo personal ha constatado que los pozos de donde se extrae el agua para uso humano generan alrededor de dos litros por segundo, mientras que, en promedio, deben generarse ocho.

La problemática fue planteada también a la Comisión Nacional del Agua (Conagua), en coordinación con autoridades de Xoxocotlán, quienes manifestaron la disposición de otorgar medios y maquinaria para echar a andar el plan de rescate del río; no obstante, la dependencia rechazó el proyecto, argumentando que los recursos se destinan a situaciones de emergencia, como inundaciones.

Pese a ello, las acciones de rescate continuaron por parte de las agencias municipales interesadas en ello y, como una primera acción, se plantó un hijo del árbol del Tule en las inmediaciones del río.

Al respecto, el Instituto de la Naturaleza y la Sociedad (Inso) precisa que la presencia de raíces en los afluentes, a través de la reforestación a las orillas de los ríos, puede coadyuvar a la filtración del agua, sobre todo si ésta ha sido sometida a contaminación. Por ello, se plantea que toda la zona sea reforestada con especies de árboles endémicos que realicen esa función.

La segunda acción se realizará en los próximos días y se trata de la limpieza del río, en una jornada en la que se retirarán los residuos sólidos del mismo.

“La intención es que en los cinco kilómetros se haga, incluso, una pequeña ciclovía en la parte segura del río. Tras la inspección constatamos que en el afluente no corre agua en época de sequía, por lo que sería una medida viable”, detalla Aldeco Pinelo.

Durante los recorridos, autoridades municipales, la dependencia estatal y la organización han constatado que el río tiene suelo húmedo e, incluso, hay empresas de pipas de agua que acuden a extraer el líquido para comerciarlo.
La inversión para llevar a cabo la rehabilitación de los cinco kilómetros que contempla el proyecto requiere de un aproximado de un millón de pesos. Mientras que las comunidades que participan en el plan de rescate aportarían mano de obra a través de tequio.

El presidente del COAO abunda que el saneamiento de los ríos es sólo una de las medidas que podrían implementarse a nivel estatal para hacer frente al estiaje, pues, actualmente, cuatro de cada 10 oaxaqueños enfrentan la escasez de agua de manera cotidiana.

El panorama, dice, es grave, pero reversible. El estudio anual realizado por el World Resources Institute (WRI) señala que México es el país número 24 en todo el mundo con estrés hídrico, lo que indica que hay una severa crisis de agua.

A nivel nacional, los indicadores señalan que Oaxaca está en un nivel sano en cuanto a existencia de agua; no obstante, el especialista señala que en las zonas urbanas es cada vez más recurrente la escasez, mientras que en las zonas rurales, donde hay más abundancia de agua, no existe la infraestructura para hacerla accesible.