20 mayo, 2022

Ajolotlón en Xochimilco: una sentencia de muerte

Ajolotlón en Xochimilco: una sentencia de muerte
  • Biólogos afirman que el proyecto de los seis alcaldes de Morena, dónde liberan a ajolotes en canales de Xochimilco, es condenarlos a muerte: “Aventar no es preservar” dicen.

Voto en Blanco (20 de febrero de 2022) || Melissa Saldaña

Seis alcaldes de Morena se reunieron para “preservar a los ajolotes” en los canales de Xochimilco, y bajo el nombre de “Ajolotlón” inauguraron su evento político esperando los aplausos y reconocimientos por su noble causa, pero no fue así.

“Van por reproducción de ajolotes en canales” se leyó sobre el tremendo acto político que indignó a la comunidad científica, específicamente a los biólogos, pues además de calificarlo como un acto son conciencia ni información, lo consideraron “una condena de muerte” para los ejemplares.

En el auge de la imagen de los ajolotes, luego de su aparición en los nuevos billetes de 50 pesos llevó a los morenistas a creer que esta podría ser una excelente idea, aunque sólo demostraron su poco o nulo interés en la especie.

Durante el evento, los alcaldes de Xochimilco, Tláhuac, Gustavo A. Madero, Iztapalapa, Iztacalco y Milpa Alta, sacaron a decenas de ajolotes de sus peceras de conservación, los trasladaron hasta Xochimilco, dónde los liberaron en el pasto, luego de un rato su “espectáculo” siguió con ellos montados en una trajinera y por supuesto con ajolotes, para después lanzarlos a los canales y posar para las fotos.

Según la alcaldesa de Iztapalapa, Clara Bugada, la liberación de estos ejemplares había sido supervisada por el Instituto de Biología de la UNAM, pero inmediatamente los biólogos pertenecientes a este negaron dicho argumento, y es que si este evento hubiese sido supervisado o consultado, simplemente no se hacía.

¿Por qué liberar a los ajolotes fue una masacre?

Hay muchas razones por las cuales “las buenas intenciones” de los alcaldes fueron todo lo contrario.

  1. No existió un adecuado manejo de la especie
    Los ajolotes son anfibios neoténicos, siempre deben estar en el agua, por lo que haberlos colocado en el pasto fue un doloroso para ellos.
    Además consideremos el alta sensibilidad de la piel de estos animales, tomarlos, dejarlos y volverlos a tomar con las manos sin ningún cuidado pudo generarles lesiones, incluso infecciones.
  2. La contaminación de los canales
    Los canales de Xochimilco ya no son como antes, y puede no ser el habitad más adecuado para esta especie en peligro de extinción, hoy el agua de Xochimilco es agua tratada, su calidad es inferior y en esas condiciones es casi imposible de animales de cautiverio pueda sobrevivir.
    El investigador Horacio Mena, se indignó, pues este hecho condeno a los ajolotes a un máximo de tres horas de vida luego de ser liberados.
  3. Alteración del ecosistema
    Cuando un animal en cautiverio es liberado, los especialistas encargados deben estudiar el espacio dónde se piensa introducir, y asegurarse de que este sea apto y no se vea afectado por la llegada de “fauna exótica”.

No basta con la intención, ayudar también se hace informándose, porque un bonito acto de amor hacia los animales podría acabar en una masacre.

 

 

Te podría interesar: Llega a Toluca Monty Burger, una hamburguesería Pet Friendly