28 julio, 2021

El Ocaso de Genaro García Luna.

Una de las muchas noticias que cimbró a la sociedad mexicana el año pasado fue cuando el 10 de diciembre se anunció la detención, en Estados Unidos de América, del ex Secretario de Seguridad Pública Genaro García Luna, el motivo de su detención era haber recibido sobornos del crimen organizado, de 2006 a 2012, junto con otros altos mandos de diversas instituciones de seguridad pública a cargo del Poder Ejecutivo Federal.

 

El sexenio del ex Presidente Felipe Calderón fue el tiempo de mayor apogeo de García Luna, el policía no sólo fue de los pocos que sobrevivió, en el gabinete de seguridad, los seis años del sangriento gobierno calderonista sino que gozaba de la plena confianza del presidente a pesar de que su reputación y la de la policía iba, rápidamente, en declive. Las acusaciones sobre sus posibles vínculos con diferentes grupos del crimen organizado siempre estuvieron presentes desde estos años pero al parecer no hubo rumor, crimen y masacre que le quitara la venda de los ojos al expresidente Calderón.

El ex policía sabía de la desconfianza ciudadana hacia las instituciones de seguridad pública bajo su mando y sobre su persona, por lo que buscó durante estos años limpiar su imagen a través la transmisión de montajes de detenciones criminales que por lo que brillaron fue por la violación de los derechos humanos de las personas expuestas, a nivel nacional, en los principales canales de televisión sin haber siquiera cursado su proceso judicial.

 

La justicia norteamericana después de siete años abre las posibilidades para las y los miles de mexicanos que se vieron vulnerados y afectados directamente por la absurda “guerra” contra el narco, que hoy sabemos no fue más que una simulación y una alianza criminal entre el Cartel de Sinaloa y las instituciones de seguridad del Poder Ejecutivo Federal, que con su accionar favorecieron, al grupo liderado por ‘El Mayo’ Zambada, para que se quedara con todas las ganancias del tráfico de sustancias psicoactivas, armas, personas, lavado de dinero, entre otras.

La pandemia del Covid-19 ha puesto en pausa el proceso judicial que enfrentará Genaro García Luna sin embargo no cabe duda que el exsecretario tendrá su cita con la justicia en este año, ya que le han negado la libertad bajo fianza en dos ocasiones, a pesar de que el ex policía ha ofrecido más del millón de dólares.

 

El juicio de Genaro García Luna será un punto de inflexión para repensar la elaboración e implementación de las estrategias de combate al crimen organizado, tanto en México como en Estados Unidos; además puede ayudar a presionar al gobierno norteamericano a ser corresponsable con los recursos que aporta a las naciones cuando hay sospechas de corrupción en los altos mandos de seguridad de los países con los que colabora. Asimismo, es una prueba del fracaso de implementar una política de combate al crimen organizado sin hacer controles de seguridad y que no habrá cambios en favor de la sociedad si no se reforma a las policías, en los tres órdenes de gobierno; la militarización no es el camino ni se debe prolongar más de lo que ya se ha hecho.

 

 

 

 

Carla Covarrubias Vallin / Twitter: @car_vallin