5 diciembre, 2021

Habitantes en Iztapalapa consumen agua sin tratamiento adecuado: UAM

Foto: Reuters

Foto: Reuters

La escasez de este recurso en la demarcación ha causado que los habitantes recurran a las ‘purificadoras’, mismas que fueron señaladas como deficientes en el proceso y tratamiento del mismo

Ciudad de México.- La escasez del recurso hídrico en la alcaldía Iztapalapa está provocando que los habitantes recurran a ‘purificadoras’, las cuales no le dan al agua un tratamiento adecuado, según reveló un estudio realizado por la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

De acuerdo con un estudio elaborado por el alumno de la maestría en Energía y Medio Ambiente, Marco Linares Rendón, señala que la gente compra este bien envasado por ser más económico, sin embargo, desconoce el posible contenido de hierro, arsénico, cromo, entre otras sustancias.

Al analizar el agua ofrecida en 800 establecimientos en donde se dice que supuestamente es tratada, se encontró con que los resultados preliminares apuntan a que en un 30 por ciento de los casos se tuvo la presencia de coliformes (bacterias en líquidos y alimentos).

La asesora del estudiante, Judith Cardoso Martínez investigadora del Departamento de Física de la Unidad Iztapalapa de la UAM, mencionó que es prioritario conocer las características de este recurso en pequeños negocios localizados en la zona oriente de la Ciudad de México.

Tal trabajo ha permitido identificar en un posible radio de influencia de kilómetro y medio por cada establecimiento, a partir del cual hicimos cuadrantes y elegimos 58.

Cabe mencionar que el agua potable en Iztapalapa es considerada deficiente por su elevado contenido de hierro, sin embargo, se le puede dar un tratamiento terciario basado en la electrodesionización, con lo que se le retirarían metales pesados.

Así mismo, señaló que otro problema de contaminación es el relacionado con compuestos orgánicos que provienen de los contenedores, debido a que se trata de objetos con aditivos orgánicos -ftalatos y bisfenol A- conocidos como disruptores endócrinos causantes de enfermedades.

Finalmente agregó que la Norma Mexicana NOM-201-SSA1-2015 marca los valores máximos autorizados para el consumo humano.

Por Itha López