14 agosto, 2022

Intentan detener construcción del tren maya atándose a maquinarías

  • Activistas de Greenpeace se hacen presentes en la construcción del tramo 5 del Tren Maya (Cancún-Tulum)

Voto en Blanco (29 de marzo de 2022) || Salma Arriaga Chímal.

Activistas de Greenpeace llegaron a la zona de construcción del tramo 5 del Tren Maya, el cual busca comprender 121km que comienzan desde el Aeropuerto de Cancún hasta el libramiento de Tulum, al lugar llegaron dichos activistas con una manta que decía: “protejamos la selva maya”, posteriormente 8 miembros decidieron inmovilizar la maquinaria con sus propios cuerpos.

Una gran lista de motivos que explican el descontento de la comunidad ambientalista ante la construcción de este proyecto, dirigido por el presidente Andrés Manuel López Obrador, ha sido expuesta por distintos medios, sin embargo, no se ha recibido respuesta alguna, es por eso por lo que los manifestantes decidieron acudir a medidas más extremas.

Aleira Lara, quien es directora de campañas de Greenpeace, informó a distintos medios una serie de preocupaciones que son las que más alertan a los activistas con la construcción del tren y del tramo 5 en especial, dentro de dichas preocupaciones se encuentran las siguientes:

  • No se ha presentado una Manifestación de Impacto Ambiental (MIA), así como el Estudio Técnico Justificativo (ETJ), requisitos legales y obligatorios que deben ser aprobados al momento de realizar este tipo de proyectos.
  • Afectación a comunidades indígenas, ya que no ha existido ningún acercamiento ni diálogo con estas comunidades con el fin de llegar a acuerdos mutuos por parte de la autoridad y los locatarios.
  • Daños irreversibles en el ecosistema, poniendo en riesgo a la selva, ríos y comunidades.

La directora hizo énfasis en que el desarrollo económico y turístico no deben derivar de la destrucción de la naturaleza, tampoco de la violación a los derechos humanos, es por eso por lo que le solicitan al presidente la cancelación inmediata de este tramo del tren maya.

Además de Greenpeace, un gran número de organizaciones civiles que trabajan en la conservación del medio ambiente han realizado investigaciones que sustentan las preocupaciones que causa esta construcción. Roberto Rojo, director del complejo científico Sayabes, quien también es Biólogo y Espeleólogo informó que, únicamente en los 121 km del tramo 5, se estima el derribamiento de 8.5 millones de árboles.

Cientos de activistas trabajan en intentar detener este genocidio cultural y ecológico como algunos suelen llamarlo, pero únicamente 8 personas estuvieron presentes el día de ayer para intentar detener las maquinarias que han ocasionado y seguirán ocasionando tanto daño a uno de los pulmones más importantes del mundo.