23 octubre, 2021

Nuevos descubrimientos de Tikal, la misteriosa ciudadela escondida de los mayas

Voto en Blanco (30 de septiembre de 2021) || Rubén Martínez

Esta semana la Universidad de Cambridge publicó un artículo científico sobre nuevos hallazgos de Tikal, una ciudadela escondida en territorio maya y que se cree tuvo interacción con la gran ciudad de Teotihuacán.

Con distintas excavaciones y mapeos en la zona, arqueólogos encontraron pistas sobre la conexión entre estas dos ciudades, a pesar de estar a una distancia de 1,000 kilómetros entre sí, pero con indicios de restos de comerciantes que viajaban entre los dos centros.

En un principio, habían tomado por colinas naturales lo que en realidad es una área del palacio imperial, esta supuesta réplica a menor escala de Teotihuacán no deja dudas sobre la interacción con Tikal. Lo que sorprende de estos hallazgos es que Tikal se ha buscado y explotado extensamente desde la década de 1950. Tikal es una de las ciudades antiguas que más conocen en la zona de Guatemala y durante mucho este tiempo, esta parte estuvo oculta a la vista.

Con estos hallazgos se llevaron a cabo excavaciones después de escanear el territorio para confirmar los resultados y la presencia de estos edificios. El descubrimiento de estructuras similares a Teotihuacán abre algunas posibilidades muy interesantes.

Tikal y Teotihuacán eran diferentes en muchos aspectos, incluido su tamaño general. Con esto los investigadores sugieren que los edificios podrían haber sido una embajada diplomática de algún tipo, o quizás un puesto militar. Parece haber sido hecho por gente de Teotihuacán o lugareños bajo su dominio. Es un asunto extraño tener evidencia de algo que no sea una interacción bidireccional entre las dos civilizaciones, pero todo parece indicar que se ve la presencia de extranjeros que se están movieron agresivamente hacia esa área.

Las excavaciones revelaron que los edificios de Tikal estaban hechos de yeso de barro en lugar de la piedra caliza maya tradicional, lo que sugiere algún intento de construir réplicas. También coincidieron con la orientación específica de 15,5 grados al este del norte de los edificios de Teotihuacán.

A la intriga se suma el detalle de que los ejércitos de Teotihuacán conquistaron Tikal a finales del siglo IV. Otro de los descubrimientos fue lo que aparenta ser un sitio de entierro para un guerrero de Teotihuacán, coincidiendo con sitios similares en la ciudad más grande de México. Esta es otra indicación sobre cómo las dos ciudades interactuaron entre sí. Pero no tienen información concreta sobre lo que había 100 años previos a esta construcciones.

La investigación en Tikal continúa. Algunas de las fotos de los escaneos y otras figuras se pueden observar en el artículo A Teotihuacan complex at the Classic Maya city of Tikal, Guatemala

 

Te puede interesar: Descubren huellas fósiles que prueban que los humanos llegaron a América antes de lo que pensábamos