22 octubre, 2021

#Opinión || La corrupción no desaparece eliminando el FONDEN

Voto en Blanco (8 de octubre de 2021) || Cristina Colmenares

La naturaleza siempre busca la manera de hacernos ver lo frágiles y vulnerables que somos los seres humanos, no importa si vivimos en zonas costeras, montañosas, planas o céntricas, no estamos exceptos de ser víctimas de algún desastre natural.

La posición geográfica de México permite que sea un país con diferentes biomas, por consecuencia, puede suceder desde huracanes hasta sismos. Por ello, se creó un fideicomiso llamado Fondo de Desastres Naturales (FONDEN) en 1996, durante el sexenio de Ernesto Zedillo; el fin de dicho fideicomiso era apoyar a las entidades federativas de la República Mexicana, así como a las dependencias y entidades de la Administración Pública Federal, en la atención y recuperación de los efectos que produzca un fenómeno natural. 

Habían pasado más de 10 años desde el terremoto de 1985 cuando el FONDEN se creó, y apenas un año desde que los huracanes Opal y Roxana azotaron fuertemente la Península de Yucatán, Tabasco y Veracruz, además de haber causa graves inundaciones en Campeche. 

Técnicamente, el dinero del FONDEN era destinado a la compra de recursos en beneficio de la población afectada, por ejemplo, víveres, medicamentos, materiales de reconstrucción para hogares y reparación de infraestructura.  

A pesar de tener un fin útil y noble, la cuarta transformación fomentó la desaparición de 55 fideicomisos, que al final fueron 109, entre ellos el FONDEN. De hecho, en julio de este año, la Secretaría de Hacienda hizo oficial la desaparición del FONDEN, luego de que en octubre de 2020 se aprobó el acuerdo para su extinción, con lo que el presupuesto para atender desastres naturales queda bajo la disposición de la Secretaría de Hacienda. 

Según el actual presidente de México, “Desaparece el Fonden, porque lo que queremos es desaparecer la corrupción en México, pero es no significa que no se atienda. Fíjense la perversidad de estos conservadores corruptos, desaparece el Fonden, entonces ya el gobierno no atiende a los damnificados: los estamos atendiendo mejor que nunca a los damnificados”

La corrupción no desaparece eliminado el FONDEN y el resto de los fideicomisos, además, tampoco queda certeza de que los damnificados reciban una mejor atención. Muchos aseveran que su desaparición fue una mala decisión para el país, pero solo el tiempo dirá, mientras tanto, cientos de personas siguen sufriendo las afectaciones por el Huracán Grace en Veracruz, Puebla e Hidalgo, así como por el deslave del Cerro del Chiquihuite en El estado de México y el desbordamiento de una presa en Tula, Hidalgo y demás desastres causados por mismísima madre naturaleza. 

 

Más artículos en nuestra edición no. 42