4 diciembre, 2021

Población de jaguares en México aumentó entre 2010 y 2018

Voto en Blanco (22 de noviembre de 2021) || Rubén Martínez

Una reciente investigación publicada en la revista científica PLOS one mostró un estudio de los primeros censos de jaguares en México. La publicación confirma que las estrategias implementadas por el país han funcionado al mantener y proteger a los jaguares.

Gerardo Ceballos es uno de los autores del estudio y fundador de la Alianza Nacional para la Conservación del Jaguar de México, quien afirmó que el diseño de la conservación de los felinos ha funcionado. Él y un equipo de 20 ecologistas recopilaron datos de capturas y fotografías para saber dónde viven los jaguares y cuántos habitaban por las regiones de conservación protegidas. Después crearon un plan para analizar los problemas más urgentes que afectan a la especie. Preservar los santuarios de vidas silvestres, apoyar leyes y políticas útiles de conservación y derechos animales y resolver conflictos con los ganaderos.

Uno de los puntos destacados fue que el gobierno de México pagó a personas que vivían cerca de las áreas protegidas para que no deforestaran los santuarios, se les compenso por las pérdidas de ganado, por la depredación de los jaguares y les proporcionó cercas eléctricas para evitar que los jaguares pasaran y mataran al ganado.

Este estudio es importante, porque puede servir como modelo para investigadores, no solo con jaguares, sino con otras especies que están en peligro crítico.

En 2022, el gobierno mexicano y la Alianza Nacional para la Conservación del Jaguar planean expandir la Reserva de la Biosfera de Calakmul en el sur de la Península de Yucatán de 723,185 hectáreas a más de 1.3 millones de hectáreas de tierra, convirtiendo a Calakmul en el bosque tropical protegido más grande al norte del río Orinoco, esta acción motivada por la conservación del jaguar.

Pueden leer la investigación completa en: https://journals.plos.org/plosone/articleid=10.1371/journal.pone.0255555

 

Te puede interesar: Implante cerebral permite traducir los pensamientos en forma de texto con un 94% de precisión