5 mayo, 2021

“Salvador”, así conocían a Emilio Lozoya en el caso Odebretch

Foto:Reuters

Foto:Reuters

 

Los sobornos que Lozoya aceptaba, eran discretos, ya que ocultaba su identidad usando el nombre clave de “Salvador”

 

Ciudad de México.- Luego de la detención del exdirector de Pemex en España, las investigaciones en su contra comenzaron, gracias a la acción ejecutada por el gobierno español, a causa del suceso volvió a salir a la luz el caso Odebretch, mismo que recientemente ha revelado que existió otro beneficiario distinto a Lozoya para recibir los sobornos y se dice que se trató de un cambio de obras en la refinería de Tula.

Se manejaba un sistema secreto llamado “Drousys”, el cual asignaba a cada beneficiario de los sobornos un “codinome” o código secreto para ocultar su identidad.
A Emilio Lozoya, por ejemplo, se le identificaba con el código “Salvador”, según así lo sostiene información existente en múltiples documentos del expediente de Brasil.

Existe incertidumbre respecto a 10 millones 387 mil dólares que el departamento de sobornos destinó a México entre los años 2012 y 2014, ya que sólo 3 millones 150 mil dólares han sido identificados con destinatario a “Salvador”, la presunta clave secreta de Lozoya, quien aún se encuentra preso en España en la espera de un juicio de extradición y quien, a pesar de las claras evidencias en su contra que originaron su detención en el país europeo, ha negado el haber recibido algún tipo de soborno.

El sistema que marca 5 millones 620 mil dólares, también indica que existió otro personaje aún sin identificar al que en el sistema Drousys se le dio el código de “Latino”, y de un millón 617 mil dólares no se precisa quién fue el destinatario, sin embargo la identidad de este último no se tiene registrada , por lo que solo exdirectivos de la constructora brasileña podrían tener conocimiento de las personas que recibieron ese dinero, personas que puede ser pertenecientes al exgabinete de Enrique Peña Nieto o directamente de Odebretch.
Se sospecha de Rodrigo Tacla Durán, un abogado brasileño, quien era utilizado por Odebrecht como intermediario de pagos de sobornos en el extranjero. Pero en un cuestionario enviado a Tacla, éste negó conocer los pagos ilegales realizados a Pemex.

En 2014 el sistema encriptado Droufys registró el pago de más sobornos vinculados con México. Y es entonces cuando aparece el personaje identificado con la clave “Latino”.

Miles de documentos han sido revisados en busca de más evidencia que pueda ayudar a atar cabos sueltos, los correos electrónicos que han sido interceptados, contienen mayor información como: fechas, direcciones y cuentas bancarias detalladas en estados de cuenta. De esta información principalmente destaca un correo emitido por “Tumaine”, nombre secreto con el cual se identificaba Angela Ferreira Palmeira, quien era la contadora de sobornos de Odebretch.

 

Se encontró un correo que llevaba como titulo “pagos urgentes” el cual iba dirigido a “Giginho” y a “Gigo”, otros códigos secretos que utilizaron Marcelo y Olivio Rodrigues Junior, quienes eran operadores financieros encubiertos de la división de sobornos de Odebretch.

Uno de los anexos contenía la orden de pagar 400 mil dólares a través de la empresa Latin America Asia Capital Holding a un beneficiario identificado como “Salvador”, que presuntamente era el código secreto de Lozoya, ya que en dicho mensaje aparecen las siglas “DS LW”, que significan “Director Superintendente Luis Weyll”, el hombre de los sobornos de Odebrecht en México.

El departamento de sobornos de Odebrecht reportó tres pagos por 3 millones 520 mil dólares realizados el 21 de febrero, 10 y 17 de marzo de 2014, para un proyecto en México que identificó como “Mercado”. En los documentos disponibles no se precisa a qué obra o contrato corresponde ese proyecto y el receptor de esos sobornos fue el ya mencionado “Latino”.

 

Por Oliver Job