25 mayo, 2022

Una cultura decadente y misógina: Paola Schietekat después de su condena en Qatar por buscar justicia

  • Después de los hechos ocurridos con su denuncia de abuso sexual, Paola Schietekat, habla sobre su caso y busca defensa legal ante esta injusticia.

Voto en Blanco (20 de febrero 2022) || Mitch Quiroz

“Mientras vivamos en un mundo que parece odiar a las mujeres, las denuncias o no sirve, o se cuestionan, o llegan muy tarde para proceder, o hasta te criminalizan” -Paola Schietekat

“Nunca se le puede prometer a las víctimas que habrá justicia”, es lo que mencionó en su reciente entrevista.

Todo comenzó el 6 de junio del año pasado, cuando la mexicana Paola Schietekat, denunció el abuso sexual por parte de un hombre cercano a ella, esto ocurrió mientras ella trabajaba en el área de economía para Supreme Committee for Delivery and Legacy, encargados de organizar el Mundial de Fútbol 2022.

Tomó todas las evidencias posibles, obtuvo el acompañamiento de Graciela Gómez, embajadora de México en Qatar y buscó ayuda la ayuda de la policía, pero lo único que obtuvo fue la indiferencia de la autoridad; se le propuso no seguir con la demanda, una simple orden de alejamiento o llegar a las últimas consecuencias.

Pero por la cultura de este lugar, ella pasó a ser la culpable, no podía defenderse ante las acusaciones que la propia institución, responsable de protegerla, le hacía por el hecho de ser mujer, razón por la que recibió el castigo de relación extramarital con 100 latigazos y 7 años de cárcel.

Cosa que Paola describe en “Un mundo que parece odiar a las mujeres”: “Fueron tres horas de interrogatorio en árabe, me exigieron una prueba de virginidad […] exigían que les diera mi celular, querían verificar que no hubiera una relación romántica entre nosotros, pues el agresor se defendió de la denuncia diciendo que yo era su novia […] no había forma de constatar que la agresión sucedió. La solución que dio mi abogada y el representante legal de mi agresor era relativamente simple: cásate con él. Para cerrar el caso que el Estado de Qatar abrió en mi contra solo debía casarme con mi agresor”

Este viernes, Schietekat, se reunió con Marcelo Ebrad en busca de apoyo para su caso en Qatar, del cual ella básicamente escapó con ayuda de Supreme Committee y su agresor quedó totalmente libre.

Ebrad informó que el consultor jurídico de la dependencia será el encargado de la defensa y se tendrán todas las facilidades posibles para tener buenos resultados.

Además de informar que la próxima audiencia será el 6 de marzo y espera anular la condena para continuar con la vida que dejó detrás porque la injusticia la obligó.

 

 

 

También destacó por medio de Twitter que no dará más detalles para tener una mayor estabilidad durante el proceso del caso.

Algo que resaltó Paola fue la poca preparación y sobre todo la marcada diferencia de género del lugar, habló sobre estos puntos de la ideología que no deberían existir en la cultura; la Ley Islámica de Qatar es considerada de las más “liberales” al permitir que las mujeres no lleven velo, puedan tener acceso a la educación o realizar actividades como conducir un auto, pero en cuanto a crímenes de violencia sexual, las mujeres terminan siendo las culpables y juzgadas por adulterio, mismos puntos de los que que ella menciona “no se arreglaran con islamofobia u odio”, ya que estas reacciones se han encontrado muy presentes a lo largo del caso, se necesita una justicia eficaz, mayor conocimiento, especialmente de instituciones como la Embajada, como lo dice en su artículo antes mencionado:

“¿Cómo servirá esa misma Embajada a miles de mexicanas y mexicanos que asistan al mundial en un país donde las relaciones fuera del matrimonio o la homosexualidad son penadas? ¿Cómo servirá esa Embajada a miles de mexicanas y mexicanos que no hablen árabe, que tampoco conozcan las leyes cataríes?”.

 

Te podría interesar: Un acuerdo de protección de derechos humanos para los migrantes fue firmado por la CNDH y PDH