25 mayo, 2022

Peacemaker: Crítica con spoilers

Al ritmo de “Do ya Wanna Taste It”, concluye la primera temporada de este antihéroe de DC Comics.


Voto en Blanco (18 de Febrero de 2022) || Hugo A. Sánchez Martínez

El día de ayer, la plataforma HBO MAX liberó el último capítulo de la serie spinoff de “The Suicide Squad”, Peacemaker, la cual narra los sucesos posteriores a esta película del 2021, pero ahora enfocados en este antihéroe interpretado por el actor y ex luchador de la WWE, John Cena.

La serie dirigida y escrita por James Gunn se desarrolla entre lo absurdo, lo violento, la acción y lo ridículo, entregándonos un producto perfecto para el tipo de personajes que tienen presencia en los 8 capítulos, mismos que están llenos de comentarios políticamente incorrectos, gore y humor negro al por mayor.

Y es que no es de gratis que Gunn, el mismo encargado de hacer populares a los Guardianes de la Galaxia, tome un personaje prácticamente desconocido para quienes no son samaritanos del cómic y lo haga un emblema de la representación americana y su sociedad.

Peacemaker, critica, se mofa y representa las absurdas decisiones de un EUA hundido en la ignorancia y que inclusive, el protagonista debe recurrir a los micro y macromachismos a través de comentarios y chistes para poder generar una falsa imagen de un hombre torturado y violentado por su padre en la infancia.

Asimismo, la serie nos regala a quien en mi parecer, es el mejor villano que el DCEU ha traído para nosotros, dándonos un White Dragon interpretado magistralmente por Robert Patrick (el androide gelatinoso de Terminator 2) y que en su filosofía, el racismo, sexismo, misoginia y hasta el nazismo son su médula espinal, teniendo un villano despreciable y que en su práxis, critica el racismo americano.

 

Es importante destacar que en el último capítulo tenemos lo que bien es uno de los cameos más emocionantes del universo cinematográfico de DC, poniendo a una Liga de la Justicia tardía a la acción y al peligro, rompiendo el heroísmo y no siendo protagonistas de la solución de problemas que, un grupo de inadaptados logró controlar.

Los chistes recurrentes a la sexualidad e issues de Aquaman tienen un gran cierre que, nos deja entrever que la principal intención de James Gunn con esta serie fue ver el detrás de la capa y las insignias de los superhéroes, los cuales tienen sexo, se drogan e incluso, “fuck with fishes”.

Además, es importante destacar la participación de John Cena como este antihéroe, el cual en el último capítulo prepondera los verdaderos intereses de su personaje, deteniendo la invasión alienígena de mariposas y que, en sus motivaciones, tachan en la liberación de las razas por el populismo.

Para finalizar, aplaudo las decisiones que DC ha hecho en sus últimas películas, poniendo una linea muy clara sobre el por qué sus historias son más maduras e intensas que Marvel, sin embargo, los grandes tropiezos de DC en el cine han hecho que, como fans perdamos la esperanza en ellos, por lo que inteligentemente se recurrió a una comedia más apegada a la sátira y el humor negro, y no tanto al infantil y soso que su competencia, ha alargado por años.

Calificación: 8.5/10