20 octubre, 2021

Exenciones fiscales, justicia, ética y legalidad

 

El pasado 1 de octubre, la Secretaría de Hacienda y Fundar publicaron la lista de condonaciones de impuestos realizadas durante los sexenios de los expresidentes Enrique Peña Nieto y Felipe Calderón. Las condonaciones superan los 270 mil millones de pesos, esta cantidad no entró a las arcas del gobierno por concepto de recaudación fiscal.

Durante el sexenio de Felipe Calderón se condonaron 83 mil 77 millones 217 mil 954 pesos y en la administración de Enrique Peña Nieto, solamente entre 2013 y 2015, se condonaron 89 mil 258 millones 557 mil 412 pesos.

Las amnistías fiscales o condonaciones de impuestos son programas en los que el Estado perdona impuestos y adeudos fiscales para apoyar económicamente a las personas y/o para buscar que los contribuyentes incumplidos se regularicen.

En el primer caso, los beneficios fiscales se otorgan cuando ha ocurrido un desastre natural y tiene como objetivo que los contribuyentes, en lugar de pagar sus adeudos, utilicen esos recursos para estabilizar su situación económica y patrimonial.

En el segundo caso, las condonaciones se otorgan con la intención de que el gobierno pueda recuperar una parte de la deuda de los contribuyentes. Regularmente, se perdonan multas a cambio de que los contribuyentes paguen sus adeudos más grandes, aunque en algunos casos también se aplican amnistías fiscales.

Cualquier persona puede solicitar que sus adeudos sean perdonados, sin embargo, en la realidad quienes más beneficiados se ven por estos programas, son los sectores más privilegiados.

Esto se demostró con el informe de Hacienda y Fundar, ya que en total hubo condonaciones por 274 mil millones de pesos y una cuarta parte de esa cifra se perdonó a solo 10 personas, de las cuales la mitad son entidades públicas.

Además, hasta antes de octubre, 201 de estas personas se ampararon para que sus datos no fueran revelados. A este selecto grupo se le condonaron 101 mil 443 millones de pesos.

En la lista de personas beneficiadas se encuentran la ex primera dama Angélica Rivera a quien se le condonaron un millón 784 mil 676 pesos en 2007, el excandidato presidencial del PAN, Diego Fernández de Cevallos, a quien se le condonaron 8 millones 329 mil 996 pesos en ese mismo año y la actual dirigente de Morena, Yeidckol Polevnsky, a quien se le condonaron 16 millones 441 mil 439 pesos en 2013.

Este 5 de noviembre, la Cámara de Diputados aprobó una reforma constitucional que prohíbe la condonación del pago de impuestos con el argumento de que esta práctica ha sido utilizada discrecionalmente y que esto ha mermado los ingresos del Estado. En repetidas ocasiones hemos hablado en este espacio sobre la importancia de contar con más recursos para robustecer el Estado y reducir las enormes desigualdades en las que vive el pueblo mexicano.

Cuando las condonaciones fiscales publicadas por Fundar y Hacienda se dieron, lo hicieron en el marco de la legalidad. Incluso algunas personalidades que aparecieron en la lista, como la actual dirigente de Morena, Yeidckol Polevnsky, justificaron la condonación asegurando que todo lo que se hizo fue legal.

La legalidad no significa necesariamente justicia. Es inmoral, indecente y ruin que en un país en el que se exprime en impuestos a las y los trabajadores, se le condonen decenas de millones de pesos en impuestos a personajes del ámbito deportivo, mediático o político; personajes que, sobra decir, son muy privilegiados.

En el caso de algunos de los personajes incluidos en la lista de Fundar, no sorprende que hayan abusado de las condonaciones de impuestos, pero en el caso de quien dirige un partido cuya base es regenerar a la nación es sumamente contradictorio.

Corrupción también es usar el poder político para beneficiarse personalmente y olvidar el objetivo primordial de la labor política que es, o debería ser, trabajar por el bien común.

Finalmente, urge una reforma fiscal profunda que fortalezca al Estado con mayores ingresos y que, a su vez, haga que la recaudación sea más justa y progresiva, que esté a la altura de las necesidades del país y que anteponga los derechos de todas y todos los mexicanos sobre los de unas cuantas personas.

 

 

Braulio Luna/ @brauliolxn

 

 

Este es un espacio de opinión y no representa la postura del medio, sino la del autor